01 octubre 2009

y el conductor tan normal


Te despiertas a las siete de la mañana. A esas horas los días se parecen mucho el uno con el otro, apenas cambian con las estaciones, y sucede parecido con la gente que anda por la calle.
Bicicletas, coches con algo de prisa, conductores impacientes, autobuses, algún atasco...
A partir de septiembre sobre todo las calles se despiertan como mojadas, las farolas aun están encendidas y el asfalto brilla por la luz artificial. A veces pasa que sales y no ves nada porque llueve a mares, otras veces chispea, y otras que simplemente hace frío y no se ve nada porque les a dado por bajar, a las nubes.
La gente sale de sus casas, se abren las primeras persianas de tiendas y cafeterías, se cierran otras de negocios más oscuros...mochilas gigantes pegadas a niños, abrigos andantes, paraguas que cruzan la calle...
Nada te sorprende a esas horas, pones la radio y normalmente suena la misma canción que ayer a esa misma hora, o la que sonó hace dos días...da igual cuando sonase, la llevas escuchando todo el mes y tarareas la canción de forma involuntaria mientras miras hacia adelante...te toca ir a trabajar o a la uni...
Y todo sigue tan normal...
La cosa es que el otro día todo parecía "normal"...una mañana cualquiera, un martes no 13 de un mes tan corriente como es septiembre, casi octubre, más corrientucho aun...cuando DE REPENTE miro al coche de alado y de copiloto veo a un HOMER SIMPSON de peluche tamaño natural sentado en el asiento tan tranquilo, mirando al frente, con cinturón de seguridad y todo...y el conductor TAN NORMAL!

Sabeís qué? Que me di cuenta al rato, una vez aparqué el coche y entré a trabajar,  de que eso no es tan normal...o si?

3 comentarios:

Paula R. dijo...

Aiis la normalidad... tan subjetiva... jaja

MARIETA dijo...

Rutina y normalidad no son lo mismo,...
Saludiños.

cora dijo...

uff y encima estamos en otoño y anochece antes, einss que le vamos hacer, un besazo wapa